-->

«Decepción» es el sentimiento que se extiende entre los miembros de la asociación vecinal Salburua Bizirik al pasear por las zonas más jóvenes de su barrio. «No hemos conseguido uno de nuestros objetivos principales, que los sectores nuevos no tuviesen que pasar por los problemas sufridos por los antiguos», reconocen. Y ponen el distrito número 10, Izarra, como ejemplo

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?