-->

Una escuela con «carencias significativas», un centro de salud «poco adaptado» a las necesidades del barrio, falta de equipamiento para el ocio, problemas de suciedad y accesibilidad, malas condiciones de las viviendas, abandono del comercio tradicional y problemas socioeconómicos.
Son algunas de las quejas y reclamaciones de la lista elaborada por las asociaciones vecinales y diversos colectivos sociales, como los padres y madres del colegio Gasteiz, Eginaren Eginez o Gao Lacho Drom, para criticar la «poca» inversión social realizada, a su juicio, en el Casco Viejo, cuando supone uno de los ejes del fondo europeo Urban, que ayuda a la revitalización de los cascos históricos.
Precisamente mañana se inicia en Vitoria el foro sobre patrimonios culturales, a la que asistirán numerosos expertos nacionales e internacionales, y los integrantes de esta plataforma tienen previsto concentrarse frente al palacio Villa Suso para entregar a los asistentes un dossier con sus reivindicaciones.
«Hay carencias sociales básicas sin resolver desde 2006. Se debe a un total desinterés y se pone la atención en otras cuestiones, más de cara al turismo», denunciaron sus portavoces, Zigor Udabarria y Loreto Peña. Ambos hicieron especial hincapié en la situación del colegio del barrio -y el temor de los padres ante las futuras obras cercanas- y criticaron el «nulo interés por dar solución a las necesidades sociales. Este apartado sólo se lleva el 19% del presupuesto y no se está cumpliendo».

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?