-->

Los vecinos del barrio laudioarra de Arraño insisten en su reclamar al Ejecutivo local la instalación de un elemento mecánico para facilitar el acceso a las zonas altas de este entorno residencial, formado en gran parte por medio centenar de casas y que se emplaza en la ladera de un monte. “Es nuestro principal reto y necesidad puesto que en este ámbito vive mucha gente mayor que se está viendo obligada a abandonar su casa ante el aislamiento que sufre respecto al centro de la localidad”, explicó el portavoz de los afectados durante la asamblea celebrada la noche del jueves con representantes de toda la Corporación municipal.

El ascensor que conecta la avenida Zumalakarregi con la calle José Mardones, que lleva cuatro años en funcionamiento, sólo llega hasta la parte baja del barrio y por ello consideran fundamental una continuación. El arquitecto municipal, Fernando Hevia, se remitió al ambicioso proyecto de remodelación del parque de Lamuza para abrir una puerta a la esperanza a los residentes en Arraño. “Entre las iniciativas contempladas se recoge actuar en los bordes y lindes que separan la ladera del parque y el barrio y es en ese ámbito donde podría tener cabida estudiar la viabilidad de implantación de un acceso mecánico”, indicó.

Esta posibilidad ha sido recibida por los vecinos con escepticismo, ya que no se considera ejecutable a corto o medio plazo. La primera fase de reformas que se abordarán durante 2011 sólo incide en el arroyo Aldaikoerreka y en edificios como el antiguo Casino y la Casa de la Música, una priorización que no ha sentado nada bien a los residentes.

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?