-->

La asociación vecinal Bizirik de Salburua mostró ayer su «más enérgico rechazo» a los planes municipales «arbitrarios y tramposos» para incrementar la densidad edificatoria en el barrio. A principios de esta semana, su presidente, Iñigo Lemos, había adelantado su disgusto con la redensificación impulsada desde el Ayuntamiento con el apoyo de todos los grupos políticos. Pero no fue hasta el miércoles por la noche cuando se celebró la asamblea de la que surgió un comunicado muy crítico con el futuro planeamiento urbanístico. Así, Salburua se une a Zabalgana, cuyos colectivos vecinales también proclamaron su rechazo, ya que el aumento de la edificabilidad afecta a los dos barrios.
«Esta actuación va en detrimento de la calidad de vida», acusan desde Bizirik. A juicio del colectivo, no es comprensible que el planteamiento del Plan General de Ordenación Urbana (que data de 2003) «haya dejado de ser sostenible en apenas seis años. ¿Qué oscuros intereses se esconden en este planteamiento que dice ir en beneficio del barrio, cuando a día de hoy seguimos pidiendo la creación de equipamientos necesarios para el bienestar de los vecinos y el mantenimiento de las zonas verdes?».
Según defienden desde el Ayuntamiento, el objetivo del planeamiento, que se plasmará en un nuevo Plan General dentro de dos años, es evitar que se generen más barrios como Lakua, donde las grandes avenidas y espacios vacíos. Frente a esto, y con el fin también de no consumir suelo más allá del anillo verde, se plantea que en los próximos 20 años Vitoria crezca hacia dentro, construyendo más en los nuevos barrios.

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?