-->

Moderno, colosal, funcional, vanguardista y, sobre todo, completo. Son algunos de los calificativos que surgen al conocer a fondo el que duodécimo centro cívico de Vitoria, a cuyo estreno asistirá mañana Ibaiondo, el último confín del macrobarrio de Lakua. Tan esperada inauguración supondrá la puesta de largo del equipamiento social más grande -14.000 metros cuadrados-, caro -ha costado 13,8 millones de euros- y novedoso de la ciudad.
Tres aspectos que se justifican en su afán de dar servicio a los 40.000 vecinos de la zona, y para los que nace con intención de ser el eje vertebrador de un distrito con mucha gente joven, activa y con hijos y donde, según recordó ayer la concejala de Cultura, Maite Berrocal, «se unirá a otros grandes proyectos como la estación intermodal, el auditorio, la escuela infantil de Landaberde y un ambulatorio».
La edil socialista resaltó «los elementos de diseño» del recinto proyectado por Jesús Armendáriz, e hizo hincapié en las que son sus joyas, pequeñas y grandes particularidades que le hacen sobresalir. Entre las más destacadas, la zona de baño, formada por una lámina de agua de 500 metros cuadrados -única en Vitoria- y un novedoso diseño con tobogán, cañones, cascadas de agua y una zona de hidromasaje. Desde ella, los bañistas accederán a los tres vestuarios -entre los que también hay uno familiar- y a un solarium de 200 metros cuadrados, tapizado con hierba artificial, hamacas y sombrillas.
Otro motivo de orgullo es el teatro polivalente, con aforo para 300 personas y cuya caja escénica es más grande que la del Principal. Sin olvidarse de los 2.000 metros cuadrados de la cancha polideportiva, enclavada en el sótano y con capacidad para medio millar de espectadores gracias a gradas retráctiles y su acústica «excepcional».
No son los únicos detalles que lo hacen singular, como desvelaron el coordinador del recinto, Carlos López de Anda, y el jefe de centros cívicos, Eduardo Enguita. Así, la zona social, además de contar con cafetería integrada, ofrece junto a la sala de encuentro la posibilidad de aparcar las sillas de bebé y, en un pequeño cuarto, de amamantarles o calentarles el biberón, mientras que la ludoteca tiene una terraza añadida para jugar al aire libre. También, el área cultural de la primera planta incluye la división de la zona de estudio de la de préstamo de libros y de la biblioteca familiar. Enfrente, los servicios de asistencia social cuentan con sus propios accesos para facilitar la atención y confidencialidad de los usuarios.
Mejoras y novedades que podrán descubrirse mañana a partir de las ocho horas. Pero no será hasta la tarde cuando una animación acuática dé comienzo a las actividades que marcarán esta inauguración y que continuarán hasta el domingo con voleibol, magos, deporte rural, buceo, hinchables y teatro. Luego, del 8 al 21 de marzo se programarán deportes, juegos y talleres -gratuitos hasta completar el aforo-, con el objetivo de que los usuarios conozcan las instalaciones.

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?