-->

Errekaleor es un barrio tranquilo con vida de pueblo. Pero los 16 bloques levantados a finales de los años 50 con el impulso de la Diócesis y bajo el ambicioso nombre de ‘Un mundo mejor’ tienen sus días contados. Al menos, esos son los planes del Ayuntamiento. Los vetustos inmuebles serán derruidos y el Consistorio ha ofrecido al vecindario cambiar sus viviendas por otras mayores y nuevas en otras zonas de la ciudad, pero de VPO. De los 192 vecinos, una treintena se niegan. Y son ellos los que denuncian «coacciones» del lado municipal.
¿Qué coacciones son esas? «Quieren hacer de este barrio un sitio inhabitable», responde Albino Joaquín, portavoz de la Plataforma de Afectados de Errekaleor. Se refiere a que al menos una docena de pisos tienen las ventanas tapiadas, y eso le da a las fachadas un aspecto algo lúgubre. Los muros de ladrillo que cubren los huecos han sido levantados «por orden municipal» y «con mala fe» porque, a su juicio, «dejan el ladrillo por fuera para que se vea. ¿No podían haberlo puesto por dentro y que quedase oculto por la persiana?».
El motivo de estos cierres es evitar que los inmuebles sean ‘okupados’ de manera ilegal, ya que muchos de ellos son plantas bajas fácilmente accesibles desde la calle. Sin embargo, varias de las viviendas tapiadas están en segundos y hasta terceros pisos. Y eso, para los vecinos que pugnan con el Ayuntamiento por mantenerse en el barrio, es prueba de la «mala fe» municipal.
Para evitar ‘okupas’
Siendo esto así, los miembros de la plataforma ya preparan una demanda contra el Consistorio por cubrir las ventanas con ladrillos. A juicio de Joaquín, esta actuación modifica la fachada de los inmuebles, y ese «es un bien común de la comunidad de vecinos». Así que levantar los «pegotes» de cemento y ladrillo es algo que «ni el Ayuntamiento puede hacer». Además, los vecinos de la ‘resistencia’ ni siquiera admiten que se lleve a cabo esta práctica bajo el pretexto de impedir la presencia de ‘okupas’, ya que «en Vitoria hay más pisos vacíos y en ningún lado se hace esto».
No es la única «estrategia» municipal que, a juicio de los vecinos, se está llevando a cabo para hacer de Errekaleor «un lugar inhabitable». El dirigente vecinal critica también que el barrio esté salpicado de coches abandonados, «algunos incluso sin motor», que nadie retira. «Todo para que terminemos marchándonos, aunque sea por aburrimiento».
Por otra parte, la plataforma también critica que el Ayuntamiento ha «hecho mal todo» lo que se refiere a la tramitación de los realojos. Joaquín asegura que ya hay muchas familias que se han mudado a pisos protegidos donde «viven de prestado» porque aún son propietarios de su antigua vivienda y «no se ha llevado a cabo permuta alguna». Así que «hay gente viviendo en VPO sin ningún tipo de contrato», denuncia el portavoz vecinal.
Queda oposición
Todo esto forma parte del plan renove que el Ayuntamiento tiene diseñado para acabar con unas construcciones con múltiples deficiencias arquitectónicas que no han soportado el paso del tiempo. A cambio, ofrece a los vecinos pisos más grandes (1,3 metros por cada metro de vivienda antigua) y nuevos, pero de VPO durante veinte años. Y es aquí donde se ha encontrado con la oposición de una treintena de familias. El razonamiento de los vecinos que se oponen al plan municipal es que se les está forzando a cambiar pisos libres por otros protegidos, y eso no les resulta atractivo. Al menos, a parte de ellos, porque también es cierto que 169 familias ya han accedido a la oferta del Ayuntamiento. Algunos ya han sido realojados en Salburua, el barrio nuevo más próximo a Errekaleor.

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?