-->

La celebración popular de San Fermín de Aldapa volvió a llenar ayer las calles de Alde Zaharra de Iruñea, pese a las trabas municipales que han tenido como último capítulo la falta de acondicionamiento de Nabarreria, habitual epicentro festivo. Como dato, una manifestación de casi 3.000 personas denunció la actitud del equipo de Yolanda Barcina.

Las fiestas de Fermín Txikito tomaron ayer las calles de Alde Zaharra, aunque fuera de forma muy inhabitual tras las trabas impuestas por el Ayuntamiento de UPN. Nabarreria, escenario festivo tradicional, no fue asfaltada como se preveía, sino que el Consistorio se limitó a tapar los socavones provocados por las obras de reurbanización y dejó el suelo poco practicable para la fiesta. Además, las actividades populares tuvieron que desplazarse a otros puntos como la plaza de Compañía. Enconsecuencia, la reivindicación debió acompañar a la fiesta. Todo ello hizo que la jornada fuera muy diferente a la de los últimos 30 años.

Al atardecer, cerca de 3.000 personas se manifestaron para defender unas fiestas populares y denunciar «el intento de usurpación» de las mismas por parte de UPN. La manifestación se inició a las 19.15 en la Plaza de Nabarreria y recorrió varias calles de Alde Zaharra en un ambiente festivo, con participación de grupos musicales y de animación, zankos y txalaparta.

Cuatro kilikis portaron la pancarta que abría la marcha, con el lema «Jai herrikoiak. Del Barrio». A lo largo de todo el recorrido se dieron gritos de «UPN kanpora» y se explicó por megafonía el sentido de la movilización. «Este acto no está organizado por el Ayuntamiento. Es un acto totalmente gratis. Las fiestas de San Fermín Txiki son posibles gracias a varios meses de trabajo y organización de la Comisión de Fiestas, integrada por vecinos de Alde Zaharra. En cambio, esos de las furgonetas azules sí son un acto organizado por el Ayuntamiento», dijeron al pasar junto a los agentes de la Policía española que vigilaban la marcha desde la Plaza del Castillo.

La Policía recibió una gran pitada por parte de los participantes en la manifestación, al tiempo que se daban «goras» a San Fermin Txiki. Al término del acto, un representante de la Comisión de Fiestas criticó la «cerrazón» del Ayuntamiento y expli- có que habían decidido mantener todas las actividades.

Mientras tenía lugar la manifestación se corrieron los «toricos» organizados por el Ayuntamiento, y a continuación los organizados por la Comisión de Fiestas, que fueron muchísimo más multitudinarios.

A las 12.00 de hoy habrá una kalejira desde la Plaza de San Francisco, con participación de grupos culturales y de animación, y entre las 21.00 y 21.30 habrá un estruendo masivo para «demostrar al Ayuntamiento que San Fermin Txiki seguirá siendo una fiesta popular y no se la van a poder cargar».

Los vecinos han tenido que acudir a fórmulas como la venta de pegatinas para obtener ingresos, después de que se les denegara la utilización de una carpa.

La fiesta comenzó al mediodía, con el txupinazo lanzado por la Corporación txiki desde la iglesia de los Corazonistas. De ello se encargaron la alcaldesa, Erika Urbeltz, y sus ayudantes Oier Zabaleta y Olatz Ruiz de Galarreta. Decenas de niños y niñas de Alde Zaharra hicieron un alto en la jornada escolar para disfrutar del acto, en el que no faltó la comparsa de gigantes y cabezudos de Alde Zaharra.

DOS ENCIERROS
Mientras se producía la marcha se corrieron los «toricos» organizados por el Ayuntamiento, y luego partieron los promovidos por los vecinos de Alde Zaharra, que resultaron mucho más multitudinarios, además de no costar un euro.

El Bullicio reúne 75 años de fotos, carteles y pancartas
Tres cuartos de siglo bien merecen un libro. En el marco de San Fermín Txikito, el Bullicio Pamplonés-Iruñeko Algara presentó ayer una obra hecha con no poco esfuerzo, que pretende recoger la historia de la peña y al mismo tiempo homenajear a Nabarreria, su barrio. De ello se encarga el escritor Xabier de Antoñana en un sentido prólogo. Pero destaca sobre todo la aportación gráfica: fotografías desde que la peña se fundó en 1933, pancartas de toda su historia, carteles de Sanfermines y de la Feria del Toro… También se puede rastrear la «línea editorial» de la peña, reflejada mediantes las actas de cada edición.

El periodista y miembro del Bullicio Patxi Zamora, coautor, recalcó la pluralidad de peñas como ésta: «Aquí cabe todo, contrariamente a lo que se dice, y eso no lo pueden decir muchos que nos critican». Añadió que las peñas merecerían un reconocimiento por su impulso y su altruismo, pero las instituciones parecen apostar justo por lo contrario

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?