-->

22 asociaciones critican al Ayuntamiento por actuar de manera «unilateral» y exigen cambios en el Plan de Movilidad
22 asociaciones vecinales arremetieron ayer con dureza contra el Ayuntamiento y su Plan de Movilidad. Desde hace meses vienen pidiendo al equipo de gobierno una serie de modificaciones en ciertos aspectos sobre las que, lamentan los colectivos, no han recibido respuesta. Como medida más inmediata, han solicitado que Urbanismo elabore un programa informativo, barrio a barrio, para aclarar dónde estarán las nuevas paradas de Tuvisa una vez que se reordene el servicio y se estrenen las nueve líneas el próximo 31 de octubre.
La protesta se escenificó ayer en una comparecencia de los representantes vecinales ante los medios de comunicación. A su juicio, el plano difundido por el Ayuntamiento con las nuevas líneas de urbanos es demasiado general y no aclara a los vecinos dónde estarán las paradas en cada barrio. Por eso, exigen mapas para cada zona donde se explique dónde estarán las nuevas marquesinas y dónde se encuentran las actuales.

Censuraron, así, el afán “meramente recaudatorio” del Gobierno municipal en su proyecto de extender la OTA por la ciudad y a la “mala gestión” del propio plan.

Las palabras de los líderes vecinales Guillermo Perea y Eduardo Cervera no dejaron lugar a dudas. Ambos compararon la actuación del Gobierno con el despotismo ilustrado que practicaban los reyes medievales, el “todo para el pueblo pero sin el pueblo”. Calificaron el proceso como “muy deficiente” y recordaron que esa percepción es compartida por todos los grupos municipales salvo el PSE. Un asunto que ha enfadado enormemente a estas asociaciones afecta directamente al bolsillo de todos los que tengan automóvil. Los planes municipales observan que la OTA se amplía y los colectivos vecinales denunciaron ayer el afán recaudatorio de esta medida.

Están de acuerdo en recuperar espacios para el uso y disfrute del ciudadano, pero entienden que por el mero hecho de dejar el coche en la calle los vecinos no tienen por qué pagar. Además, a juicio de los vecinos, el Plan de Movilidad Sostenible no sólo es “irreconocible” sino que además es “insostenible”, porque las paradas de algunas líneas de autobús quedan lejos del centro de los barrios, con lo que se marginará a sus vecinos.

Por último, achacaron a la falta de voluntad política la paralización de la construcción de los “aparcamientos disuasorios” que evitarían el colapso de los actuales.

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?