-->

El color, y con él la luz, entrarán al Casco Medieval a partir del año que viene. La Agencia de Renovación Urbana pretende que los alumnos del Centro de Oficios de la Ciudad Histórica de Vitoria -en proceso de gestación- empiecen a restaurar las fachadas más deterioradas del barrio y a darles vida con distintas tonalidades a partir de 2010.
Para ello, Francisco Azconegi, director de la futura escuela-taller, y alma máter de la laureada recuperación del barrio antiguo de León, realizará un concienzudo estudio de la paleta a emplear para que los tonos tengan «rigor histórico». Como explicó en su día en una entrevista a EL CORREO, «no se trata de picar y pintar, sino de quitar la piel y ver cómo era». El objetivo final de la policromía arquitectónica es conferir diversidad, luz y alegría al casco antiguo vitoriano.
Antes de poner las brochas en alto, para finales de año, el equipo que lidera Gonzalo Arroita planea realizar una exposición pública para ilustrar cómo será el cambio del barrio, del blanco y negro al color. Durante esa muestra, anticipó, las comunidades de vecinos podrán solicitar que se realice una simulación de las fachadas de sus viviendas para comprobar cómo quedaría su bloque en otros tonos.
Desbordados de trabajo
Arroita informó también ayer de que la agencia que dirige se someterá en las próximas semanas a una auditoría para conocer la relación entre el volumen de trabajo y los recursos humanos y técnicos existentes. El máximo responsable del organismo cree que el desequilibrio entre ambos es palmario y quiere que quede constancia de ello de forma oficial.
«Los compromisos presupuestarios de esta agencia se han multiplicado por cinco en dos años y, sin embargo, apenas hay tres o cuatro personas más que entonces», señaló. La sociedad gestiona este año un presupuesto de 25 millones de euros. Además, aspira a conseguir importantes fondos estatales y europeos, «que plantean plazos muy exigentes». «Por tanto, tenemos que tenermuy calro con qué medios contamos para responder a esos compromisos», enfatizó.
Arroita reveló, por último, que el consejo de participación vecinal del barrio tendrá una sede en un local ubicado en el número 45 de Pintorería.

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?