-->

Correo 2008.10.30 El alcalde de Vitoria, Patxi Lazcoz, se ha quedado solo en su intención de subir los impuestos un 4% de cara al próximo año. Y es que, incluso el PNV, que el pasado año apoyó sin condiciones la propuesta de ordenanzas fiscales del equipo de gobierno socialista, ha anunciado que va a intentar «cambiar a la baja las pretensiones» del Gabinete Lazcoz. El PP, por su parte, volvió a pedir la congelación de impuestos y EB abogó por la progresividad fiscal en función de la renta.
Así lo dieron a conocer ayer los grupos municipales en la comisión de Hacienda, donde comparecieron los portavoces vecinales Guillermo Perea y Paquita San Bartolomé. Lo hicieron para pedir a la concejala delegada, Marian Gutiérrez, una subida de los impuestos, las tasas y los precios públicos del 2,7%.
Tras descartar esta propuesta, la edil socialista recordó que su intención es que las tasas de «alto contrenido social» -las de las escuelas infantiles, las residencias de la tercera edad y la atención a domicilio- suban un 2,25%, «muy por debajo», destacó, del IPC interanual, fijado en el 4,5%. Para los servicios de interés municipal, el Gabinete Lazcoz propone un incremento del 3,15%, que para el resto de tasas oscilará entre el 10% y el 15%.
A pesar de estos aumentos, Marian Gutiérrez aseguró que las ordenanzas fiscales propuestas por el Gabinete Lazcoz «no tienen carácter recaudatorio». No en vano, las arcas municipales apenas engordarán en un 2,47%, o lo que es lo mismo, en 3,7 millones de euros.

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?