-->

blogurbanismo A los madrileños les espera una mala noticia de año nuevo: en 2009, el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) ascenderá, de media para los propietarios de viviendas de la Capital, entre un 12% y un 13%.

Según Juan Bravo, delegado de Hacienda, esta tasa aumenta por la actualización del IPC y por la subida catastral, lo que reportará un beneficio de un 18,5% más que incrementaré los presupuestos municipales del año próximo.

La mencionada subida catastral no es un hecho arbitrario, sino que se debe a la revisión que tiene que realizar el catastro a nivel estatal cada diez años, según se establece en la Ley de Haciendas Locales.

Según Bravo, la mayor parte de lo recaudado no provendrá de la subida que se hace a los contribuyentes madrileños, sino al crecimiento del número de viviendas en la ciudad, motivo por el que cada año reciben proporcionalmente más las arcas de la ciudad.

Para sostener esto, afirma que en 2003 las unidades urbanas alcanzaban el 1,7 millones pero que solo seis años después ya se contabilizan dos millones.

Además, únicamente valorando la T-4 de barajas para este año, la recaudación aumenta en 24 millones de euros.

Para rebajar un tanto el malestar por la subida del impuesto, el consistorio ha elaborado algunas medidas favorables para el ciudadano, como ciertas bonificaciones y exenciones.

Así, las personas con las llamadas “rentas bajas”, es decir, aquellas que tengan ingresos inferiores o iguales al Salario Mínimo Interprofesional, no tendrán que abonar esta tasa en ningún caso.

Esto sin contar con los casi 200.000 colegios y entidades sin ánimo de lucro que tampoco tendrán que pagar.

Por ende, el Ayuntamiento ha establecido que aquellos ciudadanos que domicilien los recibos del IBI a partir de 2010, se beneficiarán de un 5% de descuento.

El ayuntamiento afirma que la mayor parte de la recaudación beneficia al Estado y no al Municipio, por lo que es necesario “ampliar el espacio fiscal municipal”, lo que no significa cobrar más al ciudadano sino que mayor proporción de lo que se le cobra vaya a parar a las arcas del consistorio.

Según Bravo y Gallardón, no es razonable que de 100 euros que aporta el contribuyente madrileño, 60 sean para el Gobierno, 34 para la Comunidad de Madrid y tan sólo 6 para el Ayuntamiento

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?