-->

DNA La Agencia municipal de Renovación Urbana, encargada de revitalizar el Casco Viejo, dará hoy un nuevo paso para poner en marcha el proyecto de ascensores de la almendra medieval: hacerse con el portal número 2 de la plaza del Machete, donde instalará uno de los tres elevadores. Aún no ha cerrado un acuerdo en cuanto al precio. Por ello, todavía está por decidir si se compra o se expropia. En cualquier caso, antes de que termine este año el Ayuntamiento convocará el concurso para elegir a una empresa que instale las cabinas, por lo que, salvo imprevistos, las obras arrancarán hacia mediados de 2009. Esta red de accesibilidad costará cerca de 1,8 millones de euros.

Aunque el Consistorio llevaba tiempo detrás de esta idea, el proyecto resurgió el año pasado. En abril de 2007, la Agencia convocó un concurso de ideas para mejorar la accesibilidad de la colina. De las tres empresas que se presentaron al certamen, ganó la consultoría catalana ProAsolutions. La propuesta de esta firma contemplaba instalar tres ascensores de cristal y acero inoxidable en la almendra . Uno de ellos, en el citado inmueble del Machete, separado de Villa Suso por las escaleras de San Bartolomé (que enlazan esta plaza con la antesala del Gaztetxe). El elevador que salvará el desnivel de estos peldaños pretende pasar desapercibido: estará integrado en la fachada del inmueble que pasará a manos municipales.

El segundo de los dispositivos de accesibilidad enlazará la calle Marqués de Estella -junto al pequeño jardín situado tras Correos- con la Cuesta de San Francisco. Para instalar este aparato, será necesario abrir tres metros de las antiguas oficinas del DNI. Una vez en la cuesta, existe otro desnivel para entrar a la plaza del Machete por el oeste. Por eso, el proyecto contempla también crear una senda con la que salvar esa pendiente.

Ya hace dos años el Consistorio había barajado comprar un local de la calle Mateo Moraza para que las personas con problemas de movilidad o alguna discapacidad física pudieran acceder al Machete. En aquella ocasión, el Ayuntamiento no consiguió cerrar un acuerdo económico con el dueño del local.

Todo esto, en cuanto al sur de la colina. Para quienes quieran subir por el norte, habrá otro elevador. Esta tercera cabina unirá el final de la Correría con la Catedral vieja. En concreto, el acceso estará en el Cantón del Seminario Viejo, en un rincón verde situado al lado de las escaleras que suben en dirección al templo. Este ascensor subirá los 6,5 metros de inclinación que hay hasta el cantón de las Pulmonías . Ya en este punto, los vitorianos podrán llegar hasta Fray Zacarías a través de una pasarela de madera. El equipo que ideó este ascensor contempló rodearlo de vegetación. Sugirió incluso no cubrir la plataforma, para que no desentone en exceso.

preparados para los ataques Las rampas mecánicas sufrieron el pasado fin de semana el mayor de los ataques: casi cien mamparas rotas. Es la última de una larga lista de embestidas. Los ascensores podrían correr la misma suerte. Por eso, cuando se propuso este plan, el responsable de ProAsolutions, Francesc Aragall, ya advirtió en una entrevista a este periódico: los ascensores “deberán estar preparados para los ataques vandálicos”.

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?