-->

CONSUMER* ha querido conocer de primera mano la opinión de los residentes sobre los cascos históricos en los que viven y desarrollan buena parte de su día a día. Se ha encuestado a 1.000 personas (100 en Madrid y Barcelona, 50 en el resto de capitales visitadas). En la visión de estas ciudades predominan más las sombras que las luces, en especial en los apartados de limpieza, conservación de inmuebles, dotación de servicios y zonas verdes.

De hecho, la nota media que le conceden a estas zonas es, en una valoración de cero a diez, de un escueto 6. Los más satisfechos, los encuestados en Pamplona (8 puntos sobre 10), Logroño, Murcia, Oviedo, Valladolid y Bilbao (todos ellos con 7 puntos sobre diez). Los más descontentos, los de Barcelona y Sevilla (4 puntos):

- Limpieza: El 61% de los 1.000 encuestados suspendieron la limpieza de su casco histórico con un ‘regular’ o un ‘mal’. Los motivos fueron tres: “se limpia con poca frecuencia”,”hay muchas pintadas, carteles y todo tipo de desperfectos”; y “todo está muy sucio y huele muy mal”.
- Servicios: Uno de cada tres vecinos consultados se quejaron de la dotación de servicios de los cascos históricos. En Vitoria (el 54% de las personas preguntadas) y Granada (un 65%) se mostraron especialmente descontentos.
- Movilidad y accesibilidad: El 41% de los encuestados afirmó que las calles en las que viven no son accesibles para personas con algún tipo de discapacidad o mayores.
- Seguridad: Ciertas calles o zonas de los cascos antiguos de las ciudades se han convertido en un foco de delincuencia. De ahí que muchos vecinos, tanto de estos barrios históricos como de otras partes del las ciudades, aludan a la inseguridad de estas calles. Entre los más descontentos: los residentes en el casco viejo de Barcelona, Vitoria, Córdoba y Sevilla. Los más confiados: granadinos y vallisoletanos.
- Rehabilitación integral: La mitad de los encuestados considera necesaria una reforma de los cascos históricos. Los más satisfechos con el estado actual de las calles en las que viven: los residentes en San Sebastián y Valladolid; zaragozanos y alicantinos son los más críticos. Puestos a hacer reformas, los porcentajes apenas varían pero destacan los que apuestan por mejorar calles y viviendas.

Comparando con otras zonas de la ciudad: Los encuestados se muestran en general poco satisfechos de los resultados de la comparación entre su barrio y el resto de zonas de la ciudad en la que viven:

1. Servicios: Al menos la mitad de los residentes preguntados considera que está igual que otras zonas de la ciudad, pero un 30% opina que la dotación de infraestructuras es peor en el casco viejo.
2. Viviendas: Un 46% considera que el estado de sus casas es lamentable, en especial los malagueños, alicantinos, coruñeses y zaragozanos.
3. Calles: La mayoría asegura que el estado de las calles es similar al del resto de vías de su ciudad.
4. Limpieza: Para uno de cada dos vecinos consultados, la limpieza y el mantenimiento de las calles en las que viven apenas se diferencian de las de otros barrios. Sin embargo, un 30% afirma que la dejadez es mayor en el centro histórico. Los de Oviedo son los que menos se quejan en este apartado.
5. Accesibilidad: Un 48% defiende que la accesibilidad en estas zonas es mala, sobre todo en Alicante y Granada.
6. Zonas verdes: Seis de cada diez encuestados critican que la dotación de zonas verdes es peor en el casco histórico.

El casco antiguo ideal

El centro histórico no sólo debe ser un escenario preparado para los turistas. Las personas que residen en las calles más antiguas de la ciudad deberían ser la prioridad en sus proyectos de recuperación. Por ello, el casco antiguo ideal tendría que disponer de:

- Oficinas administrativas: Es beneficioso que el ciudadano perciba que entre la Administración y él se establece una relación cercana y que el casco antiguo también es importante.
- Centros de salud y farmacias: Se trata de un servicio fundamental para que el residente en el casco histórico cuente con un mínimo de calidad de vida y no tenga que hacer sus gestiones médicas al otro lado de la ciudad.
- Centros para la tercera edad: El envejecimiento de la población es general, pero aún mayor en los cascos históricos.
- Centros educativos, de ocio, culturales y bibliotecas municipales: La dimensión cultural y educativa juega un papel muy importante para dinamizar y cohesionar la vida del casco antiguo.
- Zonas verdes y parques infantiles: Al igual que en el resto de la ciudad, los espacios públicos de reunión mejoran la calidad de vida en la ciudad.
- Calles peatonales: Fomentan la vida social en las calles del barrio.
- Movilidad: Los vecinos del casco histórico deben disponer de paradas de autobús, tranvía o metro que les lleven al lugar de la ciudad que necesiten. Además, para fomentar el transporte sostenible es conveniente instalar aparca-bicis.
- Viviendas y pavimento en buen estado: El casco histórico de muchas ciudades conserva viejas construcciones y pavimento que necesitan ser rehabilitadas.
- Mobiliario urbano: Al igual que en otros barrios de la ciudad, un casco antiguo precisa de farolas que proporcionen la necesaria iluminación, papeleras que ayuden a conservar en buen estado las calles, pivotes o bolardos que separen el tráfico (si la calle no es peatonal) de los viandantes, bancos…
- Limpieza: Los cascos históricos deben tener papeleras, contenedores de recogida selectiva de basura y los equipos de limpieza deben limpiar la zona con regularidad.
- Accesibilidad: Lo más habitual es que las estructuras de los cascos históricos sean irregulares, con rampas y escaleras inaccesibles para personas mayores o con algún tipo de discapacidad. Por ello, el Gobierno municipal debe instalar sistemas (rampas o escaleras mecánicas y ascensores) que permitan a esta parte de la población salvar este tipo de obstáculos.

* Consumer Eroski - Reportaje, pag.4 - junio 2008

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?