-->

DNA El parque de Arriaga amaneció ayer con el aspecto de un cementerio. Vecinos del barrio marcaron con cruces los 547 árboles que está previsto talar para albergar la futura estación intermodal, en una acción previa a la concentración de protesta que tendrá lugar hoy a las 13.00 horas en la esquina del aparcamiento. Allí se ubicará la estación a la que llegarán el tren de alta velocidad y los autobuses interurbanos.

Las cruces de cartón, con la leyenda Ayúdanos a vivir , fueron colocadas en toda la zona suroeste del parque, la que quedará afectada por la obras de una infraestructura que prevé albergar diversos servicios, además de la propia estación. Andrés Illana, portavoz de Ekologistak Martxan, organización integrante de la Plataforma por el parque de Arriaga junto a Eusko Alkartasuna y las asociaciones de vecinos Ipar Arriaga, Zaramaga-Iparralde y Zazpigarren Alaba, denunciaba ayer el daño que a su juicio supondrá el proyecto para uno de los pulmones de la ciudad. “El Ayuntamiento dice que se eliminará un 4% del parque, pero contando con las obras la superficie afectada rondará el 20%. Es una barbaridad, porque el parque está consolidado, y además ponerle un hotel, un centro comercial y unas oficinas lo desvirtuará”, afirmó. Illana recordó que los vecinos de la zona se han unido contra el proyecto en cuanto lo han conocido en detalle, por lo que pidió al alcalde, Patxi Lazcoz, que “reflexione”.

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?