-->

DNA Por si no fuera suficiente con el festival de juegos que inunda la ciudad, los más pequeños de la casa también tuvieron ayer la suerte de disfrutar de las barracas instaladas en la calle Gorbea. Los comerciantes de esta céntrica arteria se vistieron de largo para dar la bienvenida al verano y, pronto, a la rebajas. Los mayores también tuvieron su punto de entretenimiento en los stands de venta y puestos de degustación que se colocaron en la vía pública.

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?