-->

DNA Tanta espera, desespera. El autobús de Zabalgana pasa por las dos paradas del barrio cada treinta minutos, una frecuencia “insuficiente” que ha acabado con la paciencia de los usuarios. Todos están de acuerdo en que su distrito necesita que la línea dé servicio, por lo menos, cada cuarto de hora. Primero, por su distancia respecto al centro de la ciudad. Segundo, por su continuo crecimiento. Y tercero, por el boom de niños en sillas. El Ayuntamiento, sin embargo, no va a mover ficha. Aunque dice haber tomado nota de las sugerencias, explica en la web del buzón ciudadano que no tiene previsto hacer cambios en la tabla de horarios.

“¿Esto es lo que ustedes llaman apostar por la movilidad?”, increpa Josu al equipo de gobierno. Este vecino sostiene que, de no tomar medidas, lo único que va a conseguir el Consistorio es que a muchos vecinos de Zabalgana no les quede más remedio que coger el coche. Del mismo modo opina Eduardo, quien aconseja al Ayuntamiento gasteiztarra que se replantee disminuir la espera a cada quince minutos si realmente desea impulsar “un mayor uso del autobus”. De lo contrario, acabará pensando que las proclamas municipales en favor del transporte público son “puro marketing más que otra cosa”.

No obstante, la frecuencia no es la única queja de los usuarios de Tuvisa en este barrio. También critican el recorrido establecido para la línea. Según dicen, aunque desde la Catedral Nueva hasta la avenida Zabalgana el autobús tarda escasamente diez minutos en cubrir el trayecto, el camino al centro se hace eterno. El motivo, que los vehículos entran en Ariznabarra y pasan por la Avenida de Gasteiz. De esa manera, el viaje dura 20 minutos en el mejor de los casos y media hora, en el peor. Por eso, y teniendo en cuenta el alto volumen de pasajeros, solicitan una ruta más directa. “La línea debería de ser exclusiva para nosotros y que acceda por todo Portal de Castilla”, sugiere Rober. “Cuando cojo el autobús, no quiero hacer turismo por la ciudad”, ironiza. De momento, sin embargo, no le quedará otra que armarse de paciencia.

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?