-->

LEVANTE/Valencia* : El juzgado de lo contencioso-administrativo nº2 de Valencia ha declarado nula y sin efectos la licencia de obras concedida por el Ayuntamiento de Valencia a Iberdrola para la construcción de la subestación de Patraix, que suscitó un fuerte movimiento ciudadano de rechazo y que permanece clausurada desde la explosión sufrida en mayo de 2007, en plena campaña electoral.

La Comisión Pro-Traslado avanzó ayer que exigirá la demolición inmediata de esta instalación eléctrica en cuanto la sentencia (ante la que cabe recurso de apelación) sea firme. En cualquier caso, está previsto y pendiente su traslado a una parcela próxima al cementerio y la V-30.
El recurso fue presentado por más de 150 vecinos de Patraix. La titular del juzgado da la razón a los afectados al cuestionar la idoneidad de la ubicación y la decisión del gobierno municipal de la alcaldesa Rita Barberá de conceder la licencia, por encima incluso de que estuviera amparada por el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). La magistrada es tajante al afirmar que “Debió de prevalecer por tanto, el principio de precaución y no concederse la licencia de obras impugnada, en primer lugar en tanto no se concediera la licencia de funcionamiento de la actividad de transporte y de transformación de energía y en segundo lugar, no concederse en tanto que su ubicación rodeada de zona residencial y a pesar de la determinación del uso de la parcela, dispuesta en 1988 , no era adecuado por los riesgos o peligros potenciales de la instalación que certeros o no, respecto de las ondas electromagnéticas, en el estado actual de la ciencia y certeros por la fuerza de los hechos, en el caso del peligro de explosión, pudieran afectar a la población y considerar una nueva ubicación para la subestación como finalmente ha resuelto la administración municipal”.
La sentencia indica que la ubicación de la subestación es “totalmente inapropiada” porque aunque la parcela, “en el momento de la clasificación -del suelo–, se encontraba alejada y no rodeada de suelo residencial”, ahora “se ha consolidado un suelo urbano muy poblado”. La subestación está situada en las calles Vicente Parra y la Avenida Gaspar Aguilar y se encuentra rodeada de edificios y viviendas unifamiliares.
Fuentes de Iberdrola confirmaron que la compañía recurrirá esta sentencia y recordaron que disponen de otros cinco dictámenes judiciales favorables. Además, hicieron especial hincapié en resaltar que la instalación ha contado siempre con todos los permisos de las distintas administraciones.
El juzgado de instrucción número 2 también cuestiona al ayuntamiento, no obstante, por la darla licencia de obras antes de que se resolviese sobre la de actividad, al entender que se valoró la ubicación en un núcleo de población.

* Levante-EMV - S.G., Valencia - 28 de marzo de 2008

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?