-->

DNA La modernización del Casco Viejo pasa por derribar, reconstruir y rehabilitar viejos edificios en mal estado de conservación por el paso de los años, tarea de la que se encarga la Agencia de Renovación Urbana que, el pasado año, declaró el estado de ruina en cuatro inmuebles, abrió expedientes de expropiación a otros tantos y tramitó 49 licencias de primera ocupación tanto para uso residencial como hostelero y comercial, según los datos de la memoria a los que ha tenido acceso DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA. Destaca el auge de la calle Correría con la apertura de una peluquería, un centro de homeopatía, una sociedad gastronómica y otros dos locales. Hay que añadir una tienda de ropa en Pintorería y un restaurante sin barra junto a la Catedral Vieja.

Además, el Ayuntamiento ha concedido ayudas para el arreglo de fachadas tanto en la almendra medieval como en Zaramaga, y para la colocación de ascensores, como los instalados en Pintorería, Heraclio Fournier y paseo de la Zumaquera, por ejemplo. En 2007, también se ha procedido a la renovación de tendido aéreo en Siervas de Jesús, los cantones de la Soledad y San Francisco Javier, como complemento a las rampas mecánicas, y en los números 110 y 139 de la calle Correría. Sin concluir está todavía el soterramiento del cableado en Ariznabarra.

A pesar del esfuerzo realizado en la última década en materia de rehabilitación de viviendas, en el Casco Viejo persisten inmuebles cuyo estado de conservación es nulo, que es preciso derribar y reconstruir. Esta tarea conlleva sacar a los vecinos de sus casas y realojarlos en pisos municipales. En 2007 han sido cuatro los expedientes iniciados por el Ayuntamiento para tirar tres portales de la calle Santo Domingo, uno de Herrería y otro del cantón de Santa María, según explicó la gerente de la Agencia, Ana Agirre.

escoriaza-esquíbel Asimismo, se han tramitado cuatro expedientes de expropiación, entre ellos el de Escoriaza-Esquíbel, paralizado en la actualidad debido al recurso interpuesto por los propietarios del palacio. La decisión política de expropiar el inmueble en el que los Reyes Magos reciben a los niños la adoptó el PP la pasada legislatura debido al mal estado de un edificio llamado a convertirse en equipamiento público. La Agencia también ha solicitado a Ayuntamiento y Gobierno Vasco que rebaje la categoría de dos edificios catalogados para derribarlos debido a su ruinoso estado

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?