-->

DNA El Ayuntamiento invertirá 500.000 euros en la reforma integral de la calle Uribeguela de Abetxuko, donde se habilitarán nuevos aparcamientos. Las obras, adjudicadas a Construcciones Aguillo, comenzarán tras el puente del 1 de noviembre y se prolongarán durante medio año. El Consistorio habilitará un parking en superficie en el patio del colegio Luis Eusebio durante los seis meses que se prolonguen los trabajos, según confirmó la concejala de Vía Pública, Marian Gutiérrez. El estacionamiento tendrá capacidad para cien vehículos. El centro educativo de la calle Iturrizabala ocupa un solar que en el futuro acogerá una residencia con capacidad para cien personas mayores y dos centros de día, equipamientos todos ellos que va a levantar la Diputación Foral de Álava.

La reforma de Uribeguela, perpendicular a El Cristo, una de las principales calles que atraviesa el barrio de Abetxuko, consiste básicamente en la renovación del pavimento, que se sustituirá por asfalto impreso similar al de Reyes Católicos. Además, se colocarán nuevos y modernos bancos, papeleras y farolas.

El arreglo de la vía también servirá para estrechar las aceras y solucionar los actuales problemas de aparcamiento habilitando una nueva hilera para los vehículos. Los coches estacionan habitualmente a los dos lados de la calzada, pero en uno de ellos lo hacen sobre la acera porque está prohibido el aparcamiento. Con esta reforma quedará sitio suficiente para los turismos y los peatones, según los responsables de Vía Pública.

Retraso en los frontones Los vecinos de Abetxuko serán, además, los primeros en recibir información detallada sobre las obras a desarrollar en sus calles. Esta iniciativa forma parte de una promesa del Partido Socialista de Euskadi que busca mejorar la planificación de las reformas que se efectúan en la vía pública y advertir a los afectados de las consecuencias que pueden tener en su día a día.

Por otro lado, la apertura de los frontones de Lakua sufrirá un nuevo retraso, lo que imposibilita que se abran este mes como estaba previsto. A pesar de que la estructura del nuevo edificio ya está colocada, la empresa Fonorte ha solicitado al Ayuntamiento la prórroga del plazo de ejecución de las obras. No es el primer contratiempo al que se enfrenta este equipamiento, que se adjudicó al tercer intento, lo que retrasó el inicio de la construcción.

El proyecto consiste en dos canchas, una cubierta y otra al aire libre, que también se cubrirá, construidas junto al centro cívico de Sansomendi. Ambos son frontones cortos de 36 metros, aptos para cualquier modalidad de pelota, si se exceptúa la cesta punta. Los frontis son de hormigón armado y el suelo de asfalto, dentro de un diseño vanguardista y funcional ideado por Otadui. El graderío dispone de 299 asientos, siete de ellos para discapacitados. Ambas instalaciones se asientan en una parcela de 1.590 metros cuadrados.

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?