-->

Diario de Noticias de Alava gasteiz txiki asegura que, dos semanas después de la blanca, el barrio sigue sucio Insiste en que la limpieza especial realizada del 10 al 14 de este mes no ha logrado acabar con el olor a orín y los vómitos Pese a que el Ayuntamiento de la capital alavesa ha intensificado la limpieza en el Casco Viejo tras La Blanca, en el barrio sigue oliendo a orín. Por lo menos así lo aseguran sus vecinos, que ven cómo la suciedad acumulada durante seis días de fiesta en sus calles se resiste a desprenderse de las aceras. Y eso que desde el pasado día 10 hasta el 14 varios equipos de refuerzo contratados por el Consistorio estuvieron trabajando para tratar de devolver el barrio a la normalidad.

El presidente de la asociación de vecinos Gasteiz Txiki, Iñaki Nuño, insiste en que a día de hoy las calles siguen estando sucias. “Sólo las lluvias que han caído estos días alivian un poco el mal olor”, asegura. Los pises y los vómitos continúan acumulándose en los cantones del Casco Viejo, según este representante vecinal, a lo que hay que sumarle la cantidad de porquería y bolsas de basura que se apilan en los buzones de la recogida neumática. Todo ello tiene su origen, tal y como explica Nuño, en el mal funcionamiento del servicio de limpieza durante las fiestas patronales. “Se ha limpiado tarde y mal”, explica el portavoz vecinal.

En este sentido, uno de los principales problemas que han apreciado los vecinos de este barrio es la falta de urinarios públicos en las calles; una “promesa incumplida” por parte del nuevo gobierno municipal, según Gasteiz Txiki. “El Ayuntamiento nos había asegurado que iba a colocar dos docenas de váteres móviles en las bajadas y subidas de los cantones, y tan sólo ha habido dos puntos disponibles”, afirma Nuño. A la hora de aliviar las necesidades de los ciudadanos tampoco ha ayudado la actitud mostrada por algunos hosteleros de la zona, que han cerrado al público los servicios de sus locales bajo la excusa de que estaban averiados, para emplearlos como almacén.

Por ello, desde la asociación vecinal exigen al Ayuntamiento gasteiztarra un compromiso firme para que en periodos festivos como los de La Blanca, Carnavales o Nochevieja, instale urinarios móviles en el barrio para evitar así que se haga pis en la vía pública. “Ya que no se multa, y eso que hemos llamado a la Policía Municipal en reiteradas ocasiones alertando de este tipo de casos, por lo menos que le pongan una solución”, añade el portavoz de Gasteiz Txiki. La asociación propone que dichos urinarios se instalen en zonas clave como la calle las Escuelas, Barrancal, el cantón de San Francisco o los alrededores del Gaztetxe, por ser los lugares más transitados.

Nuño exige también de cara al nuevo curso que se intensifiquen las limpiezas durante los fines de semana. “Necesitamos un trabajo más exhaustivo no sólo después de las fiestas, sino también los sábados y los domingos”, explica.

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?