-->

DEIA Abanto. Los residentes del barrio abantoarra de Santa Juliana han constituido hace dos semanas una asociación de vecinos como reacción a los problemas de inseguridad ciudadana que padecen desde hace un año. Los afectados atribuyen los problemas a la llegada de cuatro familias conflictivas “expulsadas de Sestao y Mungia”.

La presidenta de la asociación, Marisa Bergado, reconoció ayer que “el miedo se ha extendido en el barrio. Jamás hemos estado tan mal como ahora”, denunció. Según señaló, los recién llegados son los autores de una “oleada de robos que han puesto en jaque a Gallarta”. La presidenta criticó que la inseguridad retrae a los vecinos de invitar a sus amistades a casa. “Mi hija hace meses que no trae a sus amigas”, lamentó.

A este grupo la presidenta atribuyó “el robo de una casa del barrio que fue desvalijada en el transcurso de un funeral”. Bergado acusó a las familias de “tolerar” los actos delictivos a sus hijos que forman pandillas de edades de entre 12 y 13 años para “acorralar a la gente”. De igual modo, criticó “la falta de escolarización de los menores” que deambulan por las calles “sin nada que hacer”.

Desde el Ayuntamiento, el teniente de alcalde Iñaki Sedano achacó esta situación a “los problemas de integración de unos vecinos que no se adaptan a las normas”. Por este motivo, se mostró partidario de aumentar la presencia policial en el barrio para reforzar la visibilidad de los agentes. En cualquier caso, también se decantó por un despliegue equilibrado para “evitar un dispositivo que agobie a los vecinos que no generan problemas”.

La constitución de la asociación ha sido la respuesta vecinal al perjuicio causado. Así, Bergado destacó la vulnerabilidad de los residentes compuestos en gran medida por gente de edad avanzada. Paralelamente, la asociación y el Ayuntamiento han solicitado la intermediación de la asociación Iniciativa Gitana para tratar de integrar en la vida diaria a los nuevos vecinos. La presidenta señaló que una de sus intervenciones trata de prevenir “las represalias” por la interposición de demandas por los presuntos delitos de los menores.

En este cometido también colaboran otros miembros de la asociación de la misma etnia establecidos con normalidad en el barrio. “Son muy necesarios porque son los únicos capaces de ejercer una influencia”, señaló. Bergado apostó por programas de reeducación para canalizar el conflicto.

1 Comentario a “Vecinos de Abanto se organizan contra la inseguridad”

Escribe aquí tu comentario…el barrio esta abandonado,el ayuntamiento no hace nada por los vecinos,suciedad toda. gitanos viviendo en furgonetas,en caravanas,es una verguenza,perros peligrosos sueltos,enseres en mitad de las calles,[colchones neveras sofas]es para verlo.los vecinos necesitamos ayuda.no haran nada hasta que pase algo muy gordo.

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?