-->

El Correo Español.

El alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, quiere que detrás de cada programa público se esconda una medida que vele por la salud de los vitorianos. Así, ha lanzado un plan para los tres próximos años con 217 propuestas para promocionar hábitos de vida saludables, construir edificios y calles lo más amables posibles, reducir las desigualdades sociales y mejorar la atención a los colectivos más vulnerables, como los mayores y los inmigrantes, informó ayer el regidor del PP.

Para la planificación y ejecución de toda esta batería de iniciativas, explicó, se constituirán 31 mesas de trabajo integradas por representantes de varios departamentos municipales, por delegados de otras instituciones, por expertos y asesores, y por asociaciones ciudadanas.

Su primer cometido para este trienio será el de sacar adelante el plan municipal de drogas y adicciones. Las acciones que se emprendan deberán tener muy en cuenta los datos de un estudio previo que revela que el tabaco es el «primer problema evitable de enfermedad y muerte en Vitoria» o que el alcohol aún tiene efectos sociales y de salud «graves».

La batalla a la obesidad no le irá a la zaga. El sobrepeso afecta ya al 30% de la población de la capital alavesa, por lo que Ayuntamiento y la Facultad de Farmacia de la UPV elaborarán un estudio de la incidencia de este problema en los niños y se pondrán en marcha planes de alimentación para colectivos específicos.

La mesa que se encargue de plantear medidas para una planificación urbana saludable contará como material de trabajo con un mapa de ruido de Vitoria y con acciones ya encarriladas como la renovación de la red de tuberías para reducir las fugas, las campañas de concienciación sobre reciclaje, el plan de movilidad o el de ahorro de agua.

En el apartado de ayudas sociales, el denominado plan de desarrollo de la salud 2007-2009 se marca como reto reducir las desigualdades y mejorar la atención a colectivos más vulnerables, como las personas mayores. Así, potenciar la ayuda a domicilio, ampliar los servicios de atención diurna, desarrollar el plan de inmigración o adaptar los centros socioculturales a las nuevas demandas de los usuarios son, de momento, sus prioridades.

Asimismo, los más veteranos serán también los principales beneficiarios de otro ambicioso proyecto para incrementar el uso de los parques de la ciudad -entre ellos, los del Anillo Verde- como espacios donde poder realizar ejercicio físico a través de programas específicos guiados por monitores cualificados.

La idea se materializará en breve en Ariznabarra, donde se instalará el mes que viene el primer circuito de mantenimiento físico de la ciudad destinado a la Tercera Edad. El nuevo parque lúdico estará ubicado junto al centro social de mayores e incluirá distintos módulos en los que los usuarios podrán ejercitar sus brazos y piernas y tonificar, por tanto, sus músculos y articulaciones.


				
	

¿Quieres hacer un comentario a esta noticia?