-->

Archivo de Noticias del 14 de Marzo de 2007

Diario de Noticias.

El Ayuntamiento ha decidido frenar la construcción de nuevas viviendas en Vitoria por el sistema de cooperativas hasta corregir los abusos sufridos por algunos cooperativistas a los que empresas camufladas han “engañado” para lucrarse. Todos los partidos con representación en el Ayuntamiento reconocieron ayer la existencia de empresas disfrazadas de cooperativas que cobran a los propietarios de las viviendas más dinero del que les corresponde pagar por su casa. A raíz de los problemas surgidos con las edificaciones de la plaza porticada de Mariturri (Zabalgana), el Ayuntamiento ha decidido tomar cartas en el asunto y, de momento, no ceder más suelo a las cooperativas. “Hemos hecho una parada técnica para mejorar la normativa y prestar atención y seguimiento a los cooperativistas afectados”, explicó el concejal de Urbanismo.

Jorge Ibarrondo realizó estas declaraciones después de que Guillermo Perea, en representación de varias asociaciones de vecinos, anunciara su intención de denunciar en la Fiscalía las “estafas” sufridas por cooperativistas que llegan a pagar hasta cuatro o cinco millones más de las antiguas pesetas por sus pisos, según el portavoz vecinal.

A pesar de los problemas surgidos con algunas de estas inmobiliarias y promotoras privadas que se hacen pasar por cooperativas, tanto gobierno como oposición coincidieron en que no puede meterse a todas las sociedades en el mismo saco. “Si se tiene conocimiento de más casos de abusos, lo que hay que hacer es denunciarlos”, indicó el portavoz socialista, Patxi Lazcoz.

“Hay que reconocer que algunos se aprovechan miserablemente de la situación para obtener beneficios económicos, pero también recordar que muchos ciudadanos eligen el camino de las cooperativas para acceder a una vivienda de forma más rápida y no tener que esperar en las listas de Etxebide para acceder a los sorteos”, señaló el portavoz del PNV, Mikel Martínez. Para EB habría que revisar el modelo actual de cooperativistas, mientras que EA comparte el problemas existente con empresas “disfrazadas” de cooperativas.